LA ASTENIA PRIMAVERAL, ¿AFECTA TAMBIÉN A LOS NIÑOS?

Posted by
LA ASTENIA PRIMAVERAL, ¿AFECTA TAMBIÉN A LOS NIÑOS?

Ha llegado la primavera y desafortunadamente no se limita a alegrarnos la vista con las características flores de esta estación, sino que trae también el cambio de horario que a todos los padres nos vuelve un poco locos y el tan temido cansancio primaveral.

Este cansancio primaveral está tan tipificado que hasta tiene un nombre técnico: se lo conoce como “astenia primaveral”, y lleva implícita una serie de síntomas que afectan no sólo a los adultos, sino que también llega a afectar a los bebés y a los niños de todas las edades. Es por esta razón por la que hoy  nuestro post tratará la astenia primaveral, ¿afecta también a los niños?

Astenia es el término médico que recibe el cansancio en general, que puede ser causado por diversas causas (orgánicas o psíquicas) y que puede ser temporal o crónico.

Al referirnos a astenia primaveral estamos haciendo referencia al estado de cansancio que se produce por causas temporales y estacionales; en concreto los cambios que se producen en la primavera tienen que ver con los cambios de las horas de luz y de cómo éstas alteran el ritmo biológico del organismo.

La astenia primaveral lleva implícito un variado abanico de síntomas que pueden darse unidos o no, y que como avanzábamos al comienzo del post, no sólo afectan a los adultos, sino que los niños también los suelen sufrir.

Los síntomas más habituales de la astenia primaveral son:

Cansancio, apatía y falta de energía para realizar ciertas actividades físicas;

Irritabilidad, nerviosismo, y cambios en el estado de ánimo;

Pérdida de memoria, o disminución en la concentración;

Pérdida de apetito;

Dolor de cabeza y sensación de pesadez muscular;

Dificultad para conciliar el sueño de noche, y somnolencia diurna;

Todos estos síntomas generales se pueden apreciar claramente también en los niños: están más cansados y apáticos que de costumbre, penosos, sensibles e irritables…  Es habitual que se duerman a horas más tempranas de lo que acostumbran y que se despierten por las noches, variando sus ritmos de sueño.  Les cuesta levantarse por las mañanas y cumplir con las rutinas diarias.

Por suerte, esta astenia primaveral sólo suele durar dos ó tres semanas, tiempo en que el cuerpo tarda en acostumbrarse a las nuevas horas de luz y a los nuevos horarios.

Para ayudar a nuestros hijos a combatir el cansancio primaveral durante esos días, os proponemos unos sencillos consejos:

Respetar en la medida de lo posible las rutinas diarias, horarios de comida, descansos, etc.  Hay que procurar realizarlos siempre a la misma hora.

Realizar actividades al aire libre, a ser posibles que reciban luz solar de forma directa (pero siempre utilizando protector solar). De esta forma, "cargarán las pilas" de una manera natural.

Mantener una alimentación equilibrada, aumentando el consumo de frutas, verduras y agua. Los zumos naturales y los frutos secos aportan mucha energía de una manera natural y sana. Debes incluir también lácteos, cereales e hidratos de carbono, y distribuir las ingestas a lo largo de todo el día.

Procurar mantener un espíritu positivo y ser pacientes. Está demostrado que la astenia primaveral produce cambios hormonales (descenso de las beta-endorfinas y serotoninas) que son las responsables del optimismo y de la felicidad. Si tenemos en cuenta que este estado de cansancio y apatía es algo pasajero y temporal, hemos de tratar de evitar la tristeza prolongada en nuestros niños. Ellos no pueden entender qué les ocurre, pero manteniendo la alegría y el positivismo, los días se pasarán mejor.

Y a partir de ahora, mucho ánimo, y a tratar de disfrutar de los pequeños de la casa de la mejor manera posible, aprovechando las horas de luz y combatiendo en la medida de lo posible el cansancio primaveral, porque como hemos visto, la astenia primaveral, afecta también a los niños.